lunes, 25 de abril de 2011

De torrijas, lamentos y otras cositas propias de Semana Santa

   El final de la Semana Santa dejó mejora del tiempo, algo de sol incluso en buena parte del país, la salida de alguna procesión de Sábado o Domingo Santo (algo que el jueves y viernes fue prácticamente imposible) y una montonera de goles. No, no me ha sido inoculado ningún virus (que yo sepa) ni tampoco me ha dado por hacer una pieza sobre el clima y sus efectos en La Semana de Pasión. De momento, me parezco poco a Picazo. Si este finde, ¡hasta el Atleti goleó, oiga! :p. Metió 4 golitos en la portería del Levante. ¡Qué mejor día que el Domingo de Resurrección!
   Y el Madrí no resucitó el sábado ante el Valencia en ese paseíllo que duró los 90 minutos de partido, sino que ya venía entonado desde San Mamés, antes de la espiral o vorágine (como dice una buena amiga) de Clásicos. Además, hay que sumarle el empujoncito anímico del empate liguero y la victoria copera frente al Barça. Lástima que el siguiente partido después de la final de Copa fuera contra el Valencia y no contra el Barça en Champions (encima, la ida es en campo merengue), que hubiera tenido su gracia presenciar el paseíllo culé a los ganadores blancos. Pero no se puede tener todo en esta vida. Bastante homenaje le hizo el equipo ché a los merengues que ya llevaban 4 balones encajados antes del descanso, un equipo que parecía un muñeco de trapo en manos de un nene enérgico. Como un Ford levantado por el prota de la película “Cariño, he agrandado al niño”. Lo que viene siendo un puchinball.
Así, normal que media hinchada valencianista se levantara de su asiento y se fuera del campo a aprovechar la segunda parte mejor, en otros menesteres como comerse unas torrijas y el pobre Emery quisiera ser tragado por la tierra, enterito, como declaró en una rueda de prensa posterior memorable. Aunque para torrija la de los defensas valencianos, como en el gol de Higuaín en la primera mitad, cuando le roba la cartera a Mathieu a lo Perea en aquel derby de 2009 cuando se volvió a liar. Pobre Mathieu, y eso que se le ve majete pero…telita… Y la zaga no mejoró mucho más en la segunda parte cuando ni se inmutaron mientras Kaká, sin esfuerzo, hizo que driblaba a uno de ellos (porque queda mejor hacer que driblas pero realmente no fue ni regate ni nada, que para eso el rival tiene que poner algo de resistencia) y chutó haciendo una parabolita desde el palo izquierdo. Buena noticia para el Madrí: Kaká marcó dos goles y se le vio fresco, Higuaín hizo un hat-trick y Benzemá completó el-oleo-sobre-lienzo demostrando, algo que, a priori, yo particularmente no pensaba como es que el Madrí tiene fondo de armario y puede rotar con éxito.
Por cierto, felicidades a Perea por haber igualado a Griffa en el récord de partidos que un extranjero ha jugado en Liga con la camiseta atlética. Le apreciamos desde la hinchada blanca, sinceramente.
   A este panorama se le unió la victoria del Barça en su campo ante el Osasuna. Una victoria que no dejó muy satisfechos a los azulgrana que sólo pudieron matar el partido cuando el reloj marcaba casi el final y, con casi todos sus efectivos en el campo. Xavi, Messi e Iniesta salieron en la segunda mitad para intentar mejorar el asunto pero se quedaron en el tiki-taka y poco más. Sí, dominaron, pero es que ante un Osasuna estéril como el del sábado no tiene mérito, que eran incapaces de hilar una jugada aún estando en el área culé. La que escribe y calza se presentó en la Peña azulgrana del Valle del Kas, con la que disfruta y padece mi compañera bloggera Silvia y, ¡sobreviví! Jaja. Pensé que la cosa podría acabar peor que la peli de “Infiltrados”, pero hubo menos sangre que en la cinta de Scorsese, la verdad. Desde aquí se lo agradezco y les mando un cordial saludo. Contemplé allí la segunda mitad culé y los parroquianos no estaban muy contentos con el fluir de los minutos. “¡Que se acabe ya!”, “¡Tanto pase, tanto pase!”, “¡No, hombre, no!” o “Esto es culpa de Guardiola que debería dar soluciones” eran algunas de las reflexiones que podían allí escucharse.
   Y es que, por lo acontecido en estos últimos partidos y la imagen floja y poco contundente que dieron los Pep Show Boys el sábado, normal que la hinchada culé los tenga de corbata, si me permiten la expresión. Y tanto es el sustito generalizado antes de los Clásicos venideros, como el de este miércoles, que ya Guardiola ha hecho un triple salto mortal (un Triple-Axel en su variedad de patinaje artístico; ya me le imagino con las mallas y las cuchillas…) y ha conseguido meterse más aún en la piel de una persona que se esfuerza por ser humilde, creyéndoselo más aún (el rol es el rol y hay que mantenerlo para que la función pueda continuar…The Show Must Go On que diría el otro…) vistas las declaraciones después del partido contra Osasuna. Que si ahora el Madrí es favorito y casi lo lleva siendo media temporada le faltó decir. Y también le faltó darles una colleja a los periodistas y añadir: “¿Pero es que no os habéis dado cuenta? Wake up!”
   En fin, que es lícito colocar el traje de la presión al equipo rival, faltaría más, pero hay un poco de tufillo victimista como cada vez que se le tuercen las cosas. Aunque no dudo de que es una estrategia de Pep, que se ha dado cuenta de que en estos partidos, al menos esta temporada con Mou enfrente, la estrategia previa es casi tan importante como el planteamiento táctico durante. Para empezar el árbitro que pitará la ida de Champions ya no será el portugués apodado en algunos foros como “el amigo de Mou” sino el alemán Wolfgang Stark. Pues nada, esperemos que tampoco la líe y así nos dejamos, por lo menos a priori, de historias, líos y mandangas. Cuánto menos, mejor. Ale, una excusa menos, Pep.

Pd: Por aquello del árbitro “amigo de Mou” y una conversación que tuvimos al respecto Silvia y yo ayer sobre los amigos del de Sétubal, aquí os dejo la canción de Roberto Carlos (el cantante jeje, de momento el jugador creo que no ha sacado CD pero lo comprobaré). “Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar…la-la-la” (8): http://www.youtube.com/watch?v=6JQLIKE1p6k

3 comentarios:

Silvia R. Taberné dijo...

¿Tienes el teléfono de Floren para que me diga las tarifas del Valencia? Maletín, maletín se vio por Mestalla.
En cuanto a lo de 'tenerlos de cobarta', bueno, me alegro. Cierto que los envites del Osasuna no fueron para mucho, pero es que metiéndose todos atrás tambiénse ganan partidos. Ahí lo sabe Mou que lo hace y lo sufre, pro ejemplo antes ese equipos estéril que ha vosotros os ganó. Además 'todos los efectivos' son tres jugadores, de los que dos entraron 20 minutos antes (sí, como CR7) puse yo las cuentas no las veo. Ahí teníamos a Milito, Jeffren, Thiago o Afellay. Ninguno de ellos costó lo que Kaká y también la mayoría son internacionales pero con la sub21, no como Higuaín o Benzema.
Que es lo que hay, nena : )

Korrecaminos dijo...

Hay que ver, siempre mirando al rival de reojo....estos barcelonistas.... Hizo bien Mou sacando un rato al goleador de Copa para desentumecer un poco los músculos, porque de toque no presumimos, pero de eficacia vamos sobrados ;-)

Isabel Aguilar dijo...

jajajajaja toma tomaaa!! pelea pelea!!! (felicidades a Perea, por cierto). Me encanta el post, amiga merengue. Así me gusta, Undianas y Mallencas debe dar caña con sentido del humor :))))